Almacenar Tus Cogollos de Marihuana

I love marihuana almacenamiento

Almacenar el cannabis

La marihuana del mercado negro no necesita secarse completamente porque será empaquetada de nuevo y se venderá de forma rápida a los clientes. Para los vendedores, la maría húmeda pesa más y la mayoría de los fumadores prefieren un mínimo de vapor de agua para hacer que la marihuana prenda de forma más suave. Pero si tú estas desarrollando una bonita cosecha de cogollos (y hojas) de marihuana que te debe durar durante los próximos doce meses, hasta la próxima cosecha, no se aplican las mismas condiciones.

 

El moho y el mildiu son los mayores enemigos del cultivador de cannabis para uso personal después de la cosecha. Una vez vi, un poco asombrado, como un veterano traficante de marihuana despachaba once kilos de unos cogollos muy buenos en menos de doce horas; tú, sin embargo, deberás almacenar 500 gramos o, puede que quizás más, durante un máximo de un año. La humedad en cualquier concentración es mala para la marihuana salvo que esté envasada al vacío (lo cual sólo ralentiza la formación de moho), por lo que el almacenamiento anual debería secarse al completo antes de guardarse. Este puede ser deshidratado posteriormente para fumarse al añadir unas pocas gotas de agua por cada 30 gramos y dejando que repose durante un par de horas en una bolsa al vació en una habitación cálida.

 

 

Si el cannabis que va a almacenarse está demasiado húmedo (puedes notar la humedad presionando los cogollos entre los dedos pulgar e índice), puedes secar las hojas con no más de un minuto a la vez en el microondas; los cogollos se secan de una mejor forma con una bandeja para galletas en un horno de cocina el cual se debe ajustar al mínimo de su potencia. No seques en el microondas los cogollos a menos que hayas retirado de estos las semillas que puedas querer sembrar más adelante.

El entorno ideal para almacenar la marihuana seca es prácticamente el mismo que para cualquier elemento vegetal ya sea secado o envasado: Mantener en un lugar fresco y seco. Los áticos son perfectos, siempre y cuando estén libres de ratones y ardillas ya que, de hecho, pueden comerse tus provisiones a menos que las guardes en tarros de vidrio. Los garajes y graneros son también buenos sitios pero debes retirar las semillas destinadas a la siembra antes del invierno ya que el invierno puede congelar las semillas en las latitudes más septentrionales. Es una buena idea envasar tu cosecha en recipientes a prueba de roedores.

 

 

Por otra parte, la marihuana cosechada puede congelarse como cualquier otro vegetal durante más de un año sin miedo al moho o a la pérdida de frescura. Este es probablemente el mejor método para almacenar tu cosecha, pero solo en lugares donde la ley sea lo suficientemente permisiva para que lo lleves a cabo con éxito. Si congelas la marihuana, asegúrate de quitar las semillas para la cosecha del siguiente año porque las semillas mueren al congelarse. Este es el motivo por el que las plantas de cannabis no se reproducen en las zonas donde el suelo se congela en invierno.

Empaquetado

La seña de identidad de la marihuana del mercado negro es una bolsa para sándwiches con varios pliegues en la parte superior y rellena con un kilo de marihuana que ha sido sellada al vacío en una bolsa de plástico de gran espesor. Los bloques de marihuana pueden haber llegado al usuario final y al mercado inmersos en aceite de motor u otros líquidos en el fondo de un barril destapado, en el depósito de las aguas residuales de una caravana o en las aguas estancadas infestadas de parásitos de un buque marítimo. En muchos casos de los últimos años, los jóvenes fumadores han llegado a asociar el olor de la hierba con la ligera fragancia similar pero dulce y enfermiza de las hojas para secadoras. Estas se colocan en muchos cargamentos de contrabando de cannabis para confundir el olfato de los perros antidrogas.

Todo esto son buenas razones para cultivar tu propia marihuana y para envasarla con especial cuidado y mayor seguridad. El embalaje de la marihuana comercial utilizado en su comercio no ha sido elegido necesariamente por ser el mejor método para almacenarla sino más bien porque cumple con el propósito de la gente para su transporte y venta. Una vez más, manejar varios cientos de kilos de cogollos para su venta en las calles es menos personal que preparar tu propio alijo y, los cultivadores que plantan marihuana para su uso personal pueden hacer ellos mismos este servicio y su cosecha mucho mejor que almacenarla en bolsitas de plástico.

 

 

Envases de almacenamiento

En los lugares donde la marihuana sigue siendo una planta ilegal, los cultivadores necesitan tener cuidado al almacenar su cosecha en la habitual bolsa de plástico ya que normalmente constituye una prueba de delito por tráfico de drogas; el razonamiento jurídico es que sólo un traficante de drogas tendría en su posesión más de un pequeño paquete de marihuana para su venta.

El hecho es que esto no resulta práctico e incluso puede ser dañino para tu cosecha, almacenar todo en un sólo recipiente, donde un poco de moho en un cogollo húmedo que se paso por alto puede rápidamente extenderse a toda la maría de ese contenedor. Sólo por esta razón es una buena idea separar las existencias en unidades más pequeñas que estén aisladas las unas de las otras. Si eres especialmente prudente (siempre es un buen rasgo en el mundo actual) puede que quieras dividir tus provisiones en diferentes lugares para asegurarte de que no desaparecerán en caso de que alguien se tropiece con alguna de ellas.

 

 

Mi método favorito para esconder la marihuana seca y lista para ser almacenada es en primer lugar envasarla seca, sin limpiar los cogollos (repletos de semillas) y con las hojas curadas de forma separada en bolsas selladas al vacío de un cuarto. Las bolsas se llenan sólo un cuarto de su capacidad con cannabis, luego se introduce un paquete de gel de sílice absorbente de humedad (recogido de paquetes electrónicos, productos alimenticios, y otros productos que normalmente los incluyen). Luego enrollo la maría dentro de la bolsa, de abajo a arriba, sacando todo el aire posible y precinto el cierre zipper. Un par de gomas elásticas, una en cada extremo de la bolsa, ayudará a mantener un sistema contra el moho, mientras que la mantendrá en una conveniente forma cilíndrica.

Con mi marihuana para fumar empaquetada en rollos que contienen menos de 28 gramos de marihuana, porque poseer más de 28 gramos sigue siendo todavía un delito en la zona en la que vivo, por ahora, lo que hago es deslizar cada bolsa en un bote de mayonesa o recipiente similar lo suficientemente alto como para darles cabida. En términos generales, un tarro que sea lo suficientemente alto como para contener una bolsa del tamaño de un cuarto enrollada tiene el diámetro suficiente como para almacenar 450 gramos de marihuana. Sellada en el interior de un recipiente con tapa ajustada (con otro paquete de gel de sílice o dos para asegurarnos) tu marihuana estará a salvo de los elementos durante al menos un año.

 

 

Tal vez sea paranoico, pero ni tan siquiera esto es suficiente para mi. Me gusta proteger al máximo mi cosecha al colocar los recipientes herméticos rellenos de marihuana empaquetada en botes de pintura de metal o de plástico que tengan un sistema de cierre hermético (los que producen un chasquido al cerrarlos). Estos pueden ser enterrados u ocultarse en otros lugares donde normalmente no sean encontrados por las personas. Recuerda, legalizada o no, tus cogollos serán siempre un bien que puede ser robado, por lo que protégelo, colócalo en diferentes escondites y esconde cada uno de ellos bien.

Un alijo en las afueras de las ciudades para los amigos que cultivan o compran su hierba en cantidades pero no quieren correr el riesgo de tener una gran cantidad en la casa es aflojar un cuadrado de césped en una esquina del patio, entierra un cubo de plástico sellado de maría en suelo hasta su tapa y reemplaza el césped. Para mi, los alijos son otra vez las latas de pintura dentro de los huecos de los tocones en los bosques; incluso una caja de municiones del ejército con un cierre a prueba de agua envuelta en una bolsa de basura y enterrada en un agujero poco profundo camuflada con restos del suelo. Cada vez que me quedo sin provisiones o necesito un poco más para las vacaciones ya sé dónde puedo conseguir otro par de gramos o unos cuantos más con un rápido viaje al bosque.

Enjoyed my article? Share it with your friends. Click a social button down here and make the world a greener place

One thought on “Almacenar Tus Cogollos de Marihuana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <img src="" alt="" width="" class="" style=""> <span style="">