Cómo Clonar Tus Propias Plantas de Marihuana

I love marihuana clonación

Clonación de marihuana

Aunque no sea un paso necesario en el cultivo de marihuana, la clonación es una habilidad increíblemente útil para cualquier horticultor. Una vez dominada, la clonación que permitirá incrementar el cultivo sin comprometer la potencia o el riesgo de los problemas reproductivos. Afrontemos la realidad, a estas alturas ya sabes qué plantas de tu jardín son macho y cuáles son hembra. Sabes cuales están enfermas y cuáles han prosperado.

 

Puede incluso que hayas recogido algunos cogollos de tu jardín como muestra a medida que los has reconocido como de gran calidad del resto de la producción más mundana. La probabilidad en este momento es que al menos hay una planta ” favorita” que desearías plantar de forma indefinida en tu cultivo (¿Quién dijo que cultivar tenía que ser equitativo?).

Dado que no hay garantías cuando se cultiva marihuana, hay un método verdadero para reproducir las mejores plantas sin tener que incurrir en el proceso de fertilización y de la reproducción de semillas. “Clonar” es un método sencillo que te permite cultivar cualquier planta mediante un fragmento de una planta madura permitiendo que se desarrolle por su cuenta. A medida que continúes perfeccionando tus técnicas de jardinería, la clonación aparecerá en diversas ocasiones y te servirá infinitamente bien durante el transcurso de tu carrera como cultivador.

 

 

El concepto de clonación

Probablemente con una abuela o una tía habrá visto como se realiza la clonación. Cuando alguna de ellas corta un trozo de alguna de las plantas de sus macetas y suelta el extremo cortado en un vaso lleno hasta la mitad de agua esta clonando. Ese trozo se coloca entonces en el alféizar de una ventana hasta que del final del corte sumergido brotan nuevas raíces y puede ser trasplantado en la tierra. La abuela hizo que pareciera sencillo.

La la ventaja de la clonación para aquellos que tienen el don de esta es que teóricamente permite a un cultivador expandir su cultivo de forma geométrica (especialmente en lugares con estaciones de cultivo largas) porque las ramas más pequeñas que a menudo mueren a causa de la sombra pueden ser cortadas y alimentadas para convertirse en una nueva planta. Cogiendo los esquejes de las plantas que ya tienen tres meses en la fase de crecimiento necesitarán otro mes para desarrollar las raíces y por tanto los clones no podrán alcanzar su máximo crecimiento. Sin embargo, cada planta hembra puede crecer 25 cm y proporcionar 14 gr entre todos los cogollos incluso si la planta sólo alcanza los 30 cm de altura. Si tienes 10 plantas y puedes clonar sólo cuatro de las ramas inferiores de cada planta probablemente habrás duplicado tu cosecha de cogollos.

 

 

El aspecto negativo es que en la mayoría de los casos casi todos los cultivadores sufren la muerte de gran parte de los clones antes de que desarrollen las raíces y se conviertan en nuevas plantas. He intentado utilizar compuestos de enraizamiento,  no usarlos, diferentes combinaciones de tierra, etc. Mi ratio de éxito personal con la clonación gira en torno al 7% por lo que si realizo 20 clonaciones es con la esperanza de que sólo una o dos plantas sobrevivan y si tengo suerte una de ellas será hembra.

 

Métodos

Para los expertos en clonación, el proceso consiste en cortar los últimos 25 cm del final de una rama inferior dejando al menos una de las hojas desde la cual brotarían las nuevas ramas. Cortar los esquejes de la planta primogénita requiere de un cuchillo muy afilado y de un ángulo de corte en diagonal a través del tallo para exponer el área más cercana posible al borde en el medio de crecimiento y optimizar el potencial para el crecimiento de las raíces desde la zona de corte. Elimina todas las hojas desarrolladas del tallo del esqueje, esto le permitirá centrar su energía en el desarrollo de los nuevas raíces pero ten cuidado de no dañar la delicada y vital parte superior.

 

 

Los expertos simplemente sumergen la punta humedecida en un compuesto en polvo de enraizamiento (disponible en la mayoría de centros de jardinería) y empujan al tallo cortado en un suelo saturado para macetas donde echará raíces. La mayoría de mis propios clones mueren antes de sacar raíces con este método y aquellos que logran sacar raíces tardan tanto que la estación de crecimiento está próxima a acabarse en el momento en el que empiezan a crecer.

El mayor éxito que he tenido clonando ha venido de manos del ejemplo de la abuela al sumergir los esquejes hasta la mitad en agua con fertilizante. Salvo que donde ella usaba un vaso de agua yo prefiero usar una botella de plástico de cualquier refresco de un litro; el recipiente es robusto y barato y el cuello estrecho de la botella ayuda a mantener los esquejes en posición vertical mientras que  impide al mismo tiempo la evaporación del agua del interior de la botella. Remueve cada pocos días los tallos sumergidos para disolver las algas y cámbiala en el caso de que hayan muchas algas. Una vez más, elimina todas las hojas del tallo pero ten cuidado de no dañar la parte superior. La luz tenue es lo mejor para los esquejes hasta que empiecen a desarrollar nuevas hojas en la parte superior de estos de forma notable, lo cual normalmente coincidirá con el desarrollo de nuevas raíces sanas indicando que están listas para trasplantar.

 

Trasplantando clones

Los esquejes que han desarrollado sus raíces en el suelo pueden ser trasplantados siguiendo el mismo procedimiento que se utiliza al trasplantar los plantones. Este procedimiento se ha explicado con anterioridad. Trasplantar los esquejes que han desarrollado sus raíces en agua implica transportar los recipientes que los han albergado, incluyendo el agua y todo aquello hasta el sitio de trasplante.  Esto puede ser un gran inconveniente si posees muchos esquejes y si el lugar de trasplante está muy alejado. Es imperativo además que las raíces delicadas de los esquejes no sean expuestas al aire ya que podría llegar a matarlos.

 

 
En primer lugar, prepara un sitio con un agujero de 30 cm de ancho por 30 cm de profundidad para recibir el clon. Llena el agujero de alrededor de la planta con una mezcla de tierra para macetas y tierra excavada. Presiona la tierra alrededor de la planta con firmeza pero sin presionar con fuerza para ayudar a asegurar sus raíces. Por último, riega la tierra de alrededor de la base de la planta copiosamente con al menos dos litros de agua tratada con fertilizante. Después de haberse convertido en adultos tras ser cogidas de la planta primogénita, los clones son muy resistentes una vez que echan raíces; salvo catástrofes naturales o jugarretas. una planta clonada trasplantada en julio empezará a florecer a finales de agosto o septiembre. Unas palabras de precaución: no te sorprendas si el sexo del clon es diferente del sexo de la planta de la cual se cogió.

 

Cómo clonar como los expertos

Las siguientes instrucciones de clonación fueron proporcionadas por un profesional de la clonación el cual prefiere ser identificado por el seudónimo de Hick. Basándonos en sus resultados y en los resultados de otros cultivadores que han usado el consejo que se proporciona a continuación, podemos decir que obtendremos clones sanos que desarrollarán sus raíces rápidamente y se adherirán a la tierra después de ser trasplantadas.

 

 

1-Suministros – Mantén las cosas lo más simple posibles (del inglés “KISS”) Yo no uso un montón de extras o especialidades. Partes iguales de vermiculite/perlite/tierra de macetas de calidad, yo prefiero Black Gold pero cada uno tiene sus preferencias.

Recomiendo no usar para nada cualquier cosa que tenga que ver con fertilizantes de liberación paulatina. Cualquier hormona de calidad de enraizamiento como Rootone, Olivias o cualquiera otra marca puede funcionar bien pero, yo he estado utilizando Green Light. Yo utilizo unas tazas de 250 g con ocho a diez agujeros de drenaje en la parte inferior. Un cuchillo o navaja esterilizada. Tijeras afiladas para realizar recortes.

2-Preparación media. Pon las macetas o tazas en una sartén en la que hayas puesto agua cuyo pH esté ajustado. Permitiéndoles absorberla desde la parte inferior hasta la parte superior logrando la total e igual saturación. El vermiculite y la turba suelen flotar y permiten al agua ir de un  extremo al otro sin lograr una buena saturación cuando el medio es ligero, por tanto, no es recomendable regar los clones que estén en macetas desde la parte superior.

3- Las plantas de las que sacaremos los esquejes deberían prepararse un par de horas antes a la poda con un riego de  Age Old Bloom 5-10-5. Un alto nivel de fosfato promueve el enraizamiento así como la floración. Creo que la salud del donante es posiblemente el único factor más decisivo en el crecimiento con éxito de los clones.

4-Coge posibles candidatos clones de las ramas que están a media altura de la planta donante; a  mi me gusta empezar con brotes de al menos 10 cm de largo.

5-Corta el tallo de forma limpia en un ángulo de 45° con un cuchillo afilado (no uses tijeras).

6-Corta las hojas de la zona inferior del corte; las protuberancias de las cuales se han quitado las hojas servirán para proveer los puntos de inicio para las raíces por lo que raspar o escarificar el tallo no es necesario.

7-Hidrata los esquejes en una solución débil de kelp para relajarlas antes de plantarlas; me gusta dejarlas en remojo entre unos quince y treinta minutos.

8-Un último corte se realiza en un ángulo de 45° mientras el tallo se encuentra sumergido; cortando el tallo bajo el agua se ayuda a prevenir la formación de una burbuja de aire que bloquee la entrada de los nutrientes al sistema de arterias del tallo.

9-Hormonas de enraizamiento (asegúrate de que el corte está bien recubierto). Elimina los los excesos golpeando el corte rápidamente con un movimiento del dedo.

10-Recipientes llenos con tierra para macetas y vermiculite/perlite, presaturado y listo, con agujeros del tamaño de un dedo presionando de forma que sean lo suficientemente grandes para acomodarlos sin que raspen la hormona de enraizamiento.

11-Los agujeros en los que se planten deberían ser lo suficientemente grandes como para que el tallo entre sin raspar la hormona de enraizamiento.

12-Planta presionando firmemente el medio alrededor del tallo; el contacto con el tallo es vital para el desarrollo de las raíces.

Paso Final. He usado el plexiglás de la tapa de un Tupperware como cúpula para la humedad. Retírala dos veces al día, por una hora o así, cada día aumentando ese tiempo, hasta que cuando pasen siete días puedas quitarla de forma completa. Sólo rocío con moderación si veo marchitamiento mientras quito la cúpula. Los clones necesitan temperaturas cálidas para echar raíces. Entre 21ºC y 23 °C es la temperatura ideal según mi experiencia. Las raíces deberían ser visibles entre siete y diez días. De siete a diez días después de eso, estarán listas para las macetas grandes (o para el trasplante en parcelas al aire libre).

Enjoyed my article? Share it with your friends. Click a social button down here and make the world a greener place

One thought on “Cómo Clonar Tus Propias Plantas de Marihuana

  1. habeis oido hablar de los acodos aereos y de la maceta rooterpot.com

    parece bastante prometedora, alguien la ha usado?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <img src="" alt="" width="" class="" style=""> <span style="">