Cuándo y Cómo Trasplantar tus Plantas de Marihuana

I love marihuana cuando cómo trasplante

Trasplantar las plantas de marihuana

Una vez que tus plantas han desarrollado un sistema estable de raíces, están preparadas para un período de crecimiento importante del follaje. Es el turno de preparar tu sistema de cultivo definitivo. Para lograr esto, necesitarás aprender a trasplantar de forma segura tus cultivos jóvenes y tendrás que decidir donde puedes albergar tus plantas de forma fija. ¡Enhorabuena! Eres el orgulloso padre de varias docenas de semillas germinadas. Pero estás lejos de haber terminado. Puesto que probablemente no leías esto mientras llevabas los mismos pares de zapatos que escogiste cuando tenías diez años estarás probablemente familiarizado con el concepto de que las cosas se quedan pequeñas.

 

No importa que sistema has utilizado para germinar las semillas, finalmente vas a necesitar mover las plantas de su contenedor original a un entorno más duradero. El proceso de mover tus plantas de un recipiente a otro es un paso importante en el crecimiento de la planta. Si el trasplante se hace mal, la planta puede sufrir un shock (las hojas se volverán amarillas, se marchitarán y finalmente morirán). Si el trauma es demasiado severo, la planta entera sucumbirá. Si se hace correctamente, el trasplante puede permitirle a tu planta alcanzar la madurez de forma rápida, con el mínimo soporte y cuidados.

Ahora es el momento de que decidas como quieres configurar tu entorno de crecimiento permanente. Algunos cultivadores eligen mantener sus cultivos en el interior, con las plantas en grandes maceteros individuales. Esta situación permite un control del entorno mucho mayor pero también requiere más recursos y más energía por parte del cultivador. Todo, desde la luz a la comida y el agua tienen que ser proporcionados por la ingeniería humana. Otros cultivadores optan por plantar su marihuana directamente en la tierra. Esto puede conducir a una experiencia menos costosa en términos de tiempo y energía. Pero, elegir un sitio fijo en el exterior plantea diversas cuestiones importantes para cualquier cultivador. No sólo el emplazamiento debe reunir ciertos estándares de horticultura sino que también debe ser considerada la seguridad del cultivo y la personal, así como, la accesibilidad general.

 

Trasplantando: Cuándo y cómo trasplantar

Las plantas de cannabis parecen tener mente propia, independientemente del envase en las que pongas tus plantas, ellas expandirán rápidamente su sistema de raíces para alcanzar las paredes que las contienen. Curiosamente, porque las plantas en un terreno abierto parecen menos ansiosas sobre su libertad, y raramente desarrollan los cepellones más de 45 centímetros de diámetro; pero, deja una planta adulta en un bidón de poco más de 200 litros y sus raíces llegarán a las paredes. Si la planta se convierte en una maraña de raíces por falta de espacio, como las plantas de marihuana tienden a hacer en cualquier recipiente cuya capacidad sea menor de 15 litros, esta dejará de crecer.

El mismo problema se puede observar en los tapones de turba; justo cuando una planta empieza a prepararse para su sprint de crecimiento en primavera, sus raíces se unen a la fina malla que cubre y mantiene la forma del tapón de turba. En un mundo perfecto, todas las raíces de las plantas pueden creer a través esta delicada red, pero en el mundo real la mayoría de las plantas de marihuana se quedarán atrapadas y enmarañadas dejando de crecer.

 

Cuándo trasplantar

A medida que tus plantas prosperan estas empezarán a avanzar desde la fase de “germinación” a la etapa de “plantones”. Las plantas de marihuana aún son bastante pequeñas durante esta etapa de “plantones”. Después de que tus semillas broten, verás dos hojas oblongas o “cotiledones” emerger del pequeño tallo que ha crecido de la tierra. En pocos días estas dos hojas puntuales dejarán paso a las “hojas de verdad” que son reconocibles visiblemente como las hojas de la marihuana. Esta fase es crucial para el crecimiento de las raíces y mientras que no puedas ver mucho movimiento en la superficie de la tierra, tus plantas estarán atareadas estableciendo una frágil pero esencial red de raíces en cualquiera de los medios de brotadura que elijas.

Tus plantas son demasiado jóvenes para moverlas durante la fase de “plantones”, pero al igual que en la fase de “germinación”, necesitas asegurarte de que tus plantas reciben luz y tierra húmeda constantemente. Esta fase suele durar en cualquier lugar de dos a seis semanas.

Sabrás que tus plantas están preparadas para ser trasplantadas por el repentino incremento en el crecimiento de las hojas. Más y más “hojas verdaderas” empezarán a aparecer, y el tallo será lo suficientemente firme como para que lo puedas agarrar suavemente sin dañar la planta. Una vez que empieces a notar estos cambios, tus plantas están oficialmente dejando la fase de “plantones” y están entrando en la fase de crecimiento “vegetativo”.

Los tapones de turba son una fantástica forma de empezar el cultivo temprano cuando vives en zonas donde las estaciones de crecimiento son cortas pero estate preparado para trasplantar los plantones a una maceta más grande o en el exterior tan pronto como veas pequeñas raíces blancas saliendo por debajo de la malla o podrías retrasar el crecimiento de la planta permanentemente.

 

Cómo trasplantar

Cualquier cultivador tiene tres opciones básicas cuando replanta una planta de marihuana en la fase vegetativa. La primera, puedes decidir seguir cultivando tu planta en interior en una zona fácilmente accesible pero discreta. La segunda, puedes escoger un lugar estupendo al aire libre donde puedes controlar tu cultivo mientras que te aprovechas de los recursos naturales como el agua y la luz solar. En tercer lugar, puedes elegir trasplantar la planta a un recipiente más grande (un barril de poco más de 200 litros, por ejemplo) y luego mover ese contenedor a un lugar provisional en el exterior. Esta tercera opción permite una rápida reubicación del cultivo para evitar peligros como la investigación por el cumplimiento de la ley o la aparición de una inesperada plaga local.

Hay claras ventajas y desventajas en las tres situaciones. Sin embargo para la mayor parte, el proceso actual de mover tu(s) planta(s) de un recipiente a otro es bastante sencillo.

Ya estés trasplantando una planta directamente en el suelo o si estas poniendo tu maría en una maceta más grande (te recomendamos un recipiente que tenga una capacidad mínima de 15 litros por planta), el primer paso será preparar la nueva tierra que recibirán tus plantas. Si estás trabajando con tierra, haz un agujero de varios centímetros más grande que la maceta de la que proviene la planta, pero deja la tierra amontonada a un lado del hoyo para rellenar el agujero una vez hecho el trasplante. Es importante trasplantar las plantas con el suelo con el que han han estado creciendo; esto ayuda a eliminar el shock que pudiera ocurrir por un cambio repentino en el hábitat (las plantas crecidas en armarios parecen ser especialmente propensas a estos shocks) y facilita la transición de la planta de una tierra para macetas a la tierra natural.

Asegúrate de que el suelo de la maceta que esta siendo trasplantada está húmedo; no demasiado mojado como para que se convierta en barro ni tan seco que se desmorone sino que esté lo suficientemente húmedo para estar firme y compacto en la forma de su reciente. Luego coloque la palma de su mano sobre el suelo del recipiente original (de forma que el tallo quede entre sus dedos). Sitúa la otra mano en la parte inferior del recipiente y con un movimiento suave gira la maceta dándole la vuelta, vaciando su contenido en la mano alrededor del tallo. Deja el recipiente vacío y coloca tu mano libre en la parte inferior de la base de la planta (deberían ser visibles unas pequeñas raíces blancas) y suavemente deposita las raíces en el agujero que has cavado para ellas.

Si se desprenden trozos de tierra del cepellón, no te preocupes; sólo deposita las raíces inmediatamente en el suelo y vuelve a cubrirlas con tierra. Rodeada con un buen suelo en vez de agua, no hay más necesidad de mantener el tapón de turba junto a la planta por lo que la malla que la envuelve debería separarse fácilmente y tirarse a la basura. Empapa el suelo de alrededor de la planta con cuatro litros de agua enriquecida con la cantidad prescrita de alimento para plantas o fertilizante. Por último, cubre el descubierto suelo de alrededor del trasplante con hojas y escombros de los alrededores, no sólo para hacer que la planta sea menos visible sino también para impedir la evaporación del subsuelo.

2 thoughts on “Cuándo y Cómo Trasplantar tus Plantas de Marihuana

  1. Hola amigos. Acabo de trasplantar dos plantitas a sendas macetas de unos seis litros. El trasplante creo que lo he hecho bien pero ha quedado bastante tallo fuera y están un poco inclinadas por el peso de las hojas tres pares. Las tengo en terraza cerrada. Mi pregunta es si puede dejarlas crecer asi hasta el final. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <img src="" alt="" width="" class="" style=""> <span style="">